Sustituimos la mantequilla de las recetas más comunes por aceite de oliva, no solo porque es mucho más fácil de conservar y enviar sino porque queremos sustituir una grasa saturada como es la mantequilla por una grasa más saludable como la del aceite.

Esto también nos ayuda a conseguir una masa más suave, ya que le aporta humedad y evita que quede pegajosa.

Al elegir un aceite elegimos uno cuyo sabor y acidez sea más agradable al paladar, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de recetas dulces, en las que utilizar una variedad con un sabor demasiado fuerte podría arruinar el resultado final.

Esto también nos favorece en el momento de elaborar nuestras recetas para personas intolerantes a la mantequilla, con alguna necesidad dietética o para nuestras recetas para veganos.

Abrir chat
1
Scan the code
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?