Seguro que más de una vez has escuchado o leído la frase: «tamizar los ingredientes secos» y al parecer algo complejo, seguro que te has tentado de saltarte este paso. Yo te explicaré por qué es mejor que no te lo saltes.

Empecemos por saber que significa la palabra «tamizar». «Tamizar» quiere decir: pasar por un tamiz; y qué es un tamiz? Es una red o malla muy fina la cual permite depurar impurezas o separar minuciosamente las partes de aquello que se tamiza. Esto nos dice que si pasamos los ingredientes secos por una malla fina obtendremos una textura fina, delicada, suave y homogénea; con lo que romperemos pequeños grumos o aglomeraciones que suelen formarse en los ingredientes secos.

Objetivos que conseguimos tamizando nuestros ingredientes:
– Evitar grumos secos: esto suele pasar con la harina o el cacao que no se tamiza, ya que los grumos podrían no mezclarse bien con los ingredientes húmedos generando burbujas secas y crudas.
– Logramos una masa más homogénea y fácil de incorporar
– Conseguimos una masa más delicada y esponjosa: al tamizar nuestro ingrediente consigue una textura más fina, mientras más fino el ingrediente más suave el resultado horneado.
– Cacao en la receta sin grumos y esponjoso: el cacao contiene mucha grasa, por lo tanto, tiende a formar grumos, estos si no se tamizan se aglomeran en la masa, siendo muy difícil de ligar con los demás ingredientes.

Cómo tamizar correctamente:
El tamizar no tiene mucho misterio, puedes hacerte con un tamiz o en su defecto utilizar un colador de malla fina. Bastará con sujetarlo por el mango o los laterales o dándole ligeros golpes para facilitar el proceso. Si el ingrediente es muy denso, ayúdate de una cuchara.

En nuestras cajas utilizamos la mayoría de productos secos y para obtener un buen resultado es aconsejable seguir este consejo!! 🍰👩‍🍳

Abrir chat
1
Scan the code
Hola 👋
¿Podemos ayudarte?